The Homo Artifex Project




Miembros del equipo de Homo Artifex en un rodaje.
Fotografía de Juanda Cortés.


Homo Artifex estrena blog. Bajo el título The Homo Artifex Project, hemos creado un espacio donde incluir y organizar todos los proyectos desarrollados durante los últimos tres años, fundamentalmente vídeos de carácter experimental, hasta llegar a Jazz en Madrid, nuestra primera película documental. En estos momentos, ya estamos preparando dos nuevas propuestas documentales que, con suerte, podremos presentar este mismo año.


    El objetivo del blog que aquí presentamos es servir de matriz para el proyecto general, una iniciativa que parte del intento de transformar los criterios de noticiabilidad de los medios de comunicación, o la manera con que los periodistas y los diferentes profesionales de la información deciden lo que es noticia y lo que no, el tratamiento que le dedican a las informaciones y también el modo en que los espectadores las reciben. En cierto sentido, Homo Artifex es un proyecto pionero, dado que son realmente escasos los trabajos de investigación sobre el sentido de los criterios de noticiabilidad, y cómo éstos afectan a la selección del material que se considera, o no, digno de recibir la atención mediática. Nuestra intención es proponer, desde las investigaciones de campo realizadas en nuestros trabajos experimentales, un nuevo modelo de medio de comunicación, completamente adaptado a Internet y a las nuevas tecnologías. Este nuevo medio habrá de concretarse en un canal de vídeo, un blog a modo de revista digital que desarrolle y amplíe los temas planteados en el canal, extendiéndose también por sí mismo a otros ámbitos, y una comunidad de usuarios que comparta los intereses e inquietudes centrales, con capacidad para participar activamente en la selección y propuesta de los contenidos.


    La potencialidad y alcance del proyecto son aún difíciles de mesurar. Para empezar, es preciso mostrar y demostrar que es posible hacer las cosas de otra forma, que la transformación de los criterios de noticiabilidad presenta inmensas posibilidades para explorar el tratamiento de la información, para la creación de contenidos completamente renovados en sus motivos y sus aspiraciones, para la aplicación de técnicas cinematográficas al reportaje tradicional dirigido a temas y personajes que, por lo general, no reciben atención mediática. Frente a los criterios prefijados, que básicamente ofrecen hechos consumados, sin entrar en explicaciones ni detalles, o bien se limitan a indenar agenda, y en ambos casos de modo superficial cuando no abiertamente interesado, Homo Artifex propone un solo criterio de noticiabilidad: profundizar en el proceso de aquello que se ha decidido contar, y contar solamente aquello que brilla, destaca por la intensidad humana de su contenido, por el empuje, arrojo, pasión, dedicación de las personas implicadas en el proceso. No parece el criterio más científico jamás planteado, pero si alguien pretendiera convencernos de la cientificidad de los criterios actuales de los medios de comunicación, su intento estaría de antemano francamente condenado al fracaso.

    Repasemos por un momento las categorías que tan alegremente se introducen en la sectorialización de la realidad como "secciones" de un medio, a su vez ellas mismas criterios de noticiablidad: política nacional, internacional, economía, deportes, ciencia, tecnología, viajes, cultura, sociedad... En las facultades de Ciencias de la Información aún se deja un breve resquicio a algo así como noticias "de interés humano". ¡De interés humano! Buena distinción es ésta, como si por principio y sin darle demasiada importancia se extrajese de cuajo el interés humano de la política, la economía, etc., como si no fuera, antes bien, el interés humano (homo sum, nihil humani a me alienum puto) el que hubiera de justificar el despliegue de las categorías mencionadas. Homo Artifex quiere contar historias de interés humano que, precisamente por su ello, se arrogan la autoridad para extenderse a los ámbitos de la política, la economía, el deporte, la cultura... concediéndoles el tiempo que sea preciso, y adaptando el contenido resultante a todas las variantes posibles para que el usuario decida hasta qué punto profundizar en la propuesta informativa ofrecida. Así, llegamos a la cuestión de los formatos.


     Pero reflejar los procesos creativos del pensamiento y su desarrollo en la acción de las personas tenía necesariamente que dar al traste con los viejos formatos, por lo demás ya bien desprestigiados, caducos y obsoletos, también allí donde siguen produciendo ingentes beneficios (televisión basura, radio fórmula, prensa rosa y, en el escalafón más bajo, el cine de Hollywood). Es tan absurdo compartimentar la realidad en secciones de periódico, por más que nos hayamos acostumbrado a ello, como insistir en repetir los mismos formatos que un día abrieron las puertas de la libertad de información, de expresión, de debate, y hoy las están cerrando. Quizá el solo concepto de "medios de comunicación de masas" está periclitado, y no haya más masas sino cantidades masivas de individuos que, a lo sumo, forman conjuntos, grupos de interés, afición, profesión, ocio. En definitiva, minorías. Homo Artifex se dirige a las minorías, sólo que a todas las minorías, a los conjuntos más selectos, exigentes e inquietos de la sociedad, cada uno a su manera y en su ámbito, a menudo compartiendo maneras y ámbitos con otros conjuntos, en los que el individuo, como es bien sabido, se siente más individuo que nunca y así se va alcanzando la suma de lo que se conoce como sociedad, sociedad española, sociedad europea, sociedad, por ende, occidental.

    Para finalizar: si un medio de comunicación pretende recuperar cabalmente la confianza de sus lectores, usuarios y espectadores, de modo que sus contenidos no aparezcan sujetos a condicionantes subterráneos ni agendas ocultas, ellos, en definitiva los ciudadanos, pues de miembros de una civilización se trata, deben tener la opción de participar activamente, y ejercer esta opción en efecto. Homo Artifex permitirá y fomentará no solamente el que los usuarios aporten propuestas temáticas al consejo editorial, que habrán de ser tenidas en cuenta y llevadas a cabo en la medida de lo posible, sino también que puedan publicar y compartir, en igualdad de condiciones, sus propios contenidos.

    Confiamos en que el blog que ahora presentamos, nos permita exponer con más detenimiento y precisión las ideas que hemos tratado de resumir, aun sabiendo que no haya resumen posible sino exposición correcta o incorrecta, propia o impropio, auténtica o inauténtica. Y confiamos en contar con el comentario, la crítica y la participación de cuantos deseen hacerlo.




Logotipo diseñado por Roberto Martínez.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada